De cuando me convertí en Guía Montessori: ¿qué es eso de la Pedagogía Montessori?


Pelar y cortar un huevo

En los últimos años, la influencia de la pedagogía Montessori en España ha ido creciendo como la espuma. Cada vez son más las familias y docentes interesadas/os en esta manera de acompañar a los niños y las niñas en su desarrollo. La proliferación de escuelas en diferentes puntos del país junto a la difusión de libros, blogs, artículos en la prensa, cursos, etc. han permitido que esta pedagogía, ideada por la doctora Montessori a principios del siglo pasado, pueda llegar a miles de hogares y escuelas españolas. Desde mi punto de vista, considero este hecho como algo maravilloso y estoy segura de que, y aunque probablemente muchas y muchos puristas del método no estarán de acuerdo conmigo, si Maria Montessori pudiera verlo, no cabría en sí misma de felicidad, porque eso es exactamente lo que ella quería, que su método llegara a todos los niños y las niñas del planeta Tierra.

A lo largo de mi experiencia docente como guía Montessori me he cruzado con bastantes personas que algo habían oído, leído o visto sobre esta pedagogía. Como podrás imaginarte, siempre que vivía una de estas situaciones, automáticamente me invadía un sentimiento de profunda ilusión y esperanza en la humanidad. Sin embargo, también es verdad que en muchas de estas ocasiones, lo que conocían estas personas sobre Montessori estaba bastante lejos de la realidad. No sabían exactamente si Montessori era el nombre de una red de escuelas italianas que había en España, una serie de colegios privados muy elitistas y estrictos o centros donde los niños hacían lo que les daba la gana. El exceso de información al que estamos expuestas/os actualmente a veces tiene estas consecuencias y esta información más que informarnos, nos confunde.

Cita Maria Montessori

Con esta saga de artículos me gustaría romper algunos de los mitos que existen en torno a la pedagogía Montessori y ofrecerte de forma clara, gráfica y resumida en qué consiste esta forma de educar a las niñas y los niños.

Como ya introduje en la entrada anterior, la pedagogía de la doctora Maria Montessori parte de las niñas y los niños. Su objetivo es llegar a sus necesidades de desarrollo (andar, hablar, leer, cooperar, etc.) para poder ayudarles a que se desarrollen libremente y de manera integral. Para ello, Maria Montessori diseñó aulas que satisficieran todas estas necesidades y que desde esta pedagogía reciben el nombre de ambientes. Las aulas Montessori son espacios donde las niñas y los niños pueden manifestarse libremente, experimentar con una gran variedad de materiales y relacionarse con personas de diferentes edades (Alvarez, 2017). Todas estas interacciones espontáneas de los niños y las niñas serán observadas y registradas por parte del docente, lo que le permitirá detectar sus necesidades y guiar su desarrollo y aprendizaje. Estos tres elementos: (1) la niña o el niño, (2) el ambiente y (3) el/la adulto/o y la relación que existe entre ellos son cruciales a la hora de entender la pedadogía montessoriana.

El triángulo

Una forma sencilla de comprender estos elementos y sus relaciones es la que plantea Simone Davies en su libro The Montessori Toddler al comparar la Educación Montessori con la educación tradicional. En la educación tradicional, el docente se coloca al frente de la clase, decide qué contenidos necesitan aprender las alumnas y alumnos y se los enseña. En cambio, en la pedagogía Montessori, los materiales didácticos están colocados siempre en estanterías a disposición de las alumnas y alumnos. Cada niña o niño trabaja a su ritmo con cada material, siguiendo el interés que tiene en ese momento. El/la docente observa las habilidades que el niño o la niña ha adquirido y le proporciona un material del siguiente nivel. De esta forma, mientras que en la educación tradicional el propósito del/la docente es llenar al niño o la niña con los conocimientos que él/ella posee y le transmite, en la pedagogía Montessori, el objetivo es “cultivar su deseo natural de aprender” (Davies, 2018, p. 13).

20190729_172450

Como habrás podido observar en la imagen anterior, en la educación tradicional, existe una relación unidireccional entre docente y alumna/o, sin embargo, en la pedagogía Montessori esta relación es dinámica y además debe añadirse otro elemento: el ambiente. Así, en la pedagogía de la doctora, tenemos por un lado, (1) al niño o la niña, que es, sin lugar a dudas, el/la protagonista de su aprendizaje pero que, a su vez, necesita un ambiente del que aprender y el apoyo del/la docente; por otro lado, (2) el ambiente que tiene la función de atraer al niño o niña con sus materiales y que además es diseñado por el/la docente; y finalmente, (3) está el/la docente cuya labor es observar al niño/a y proporcionarle la ayuda apropiada en cada momento.

Una vez que ya conoces los tres elementos básicos de esta pedagogía y sus relaciones, me gustaría llevarte un paso más allá para que te familiarices con otros conceptos que creo también que te servirán de gran ayuda si quieres entender la pedagogía Montessori. El gráfico que te presento a continuación recoge las ideas más importantes para llegar a comprender las bases de esta pedagogía. Estos conceptos básicos son solo 7 y, además, si te fijas bien, te darás cuenta de que 3 de ellos ya los conoces.

Gráfico

1. La actividad dirigida por el niño o la niña: Como te conté hace unas líneas, el niño o la niña es el centro en la pedagogía Montessori. Él niño a la niña nace con una ganas inmensas de aprender y por ello, debe ser en todo momento el/la protagonista del proceso de aprendizaje. Maria Montessori decía que si el niño crece en un ambiente preparado con el que pueda experimentar libremente, liberará su potencial y se autodesarrollará como ser humano.

2. El ambiente preparado: Este es otro de los pilares de la pedagogía de la doctora Montessori. El niño o la niña necesita un ambiente bello, ordenado, seguro y adaptado a su tamaño y a sus necesidades de desarrollo.

3. La libertad: En estos ambientes, las niñas y los niños son libres de moverse cuando lo necesiten y de elegir los materiales con los que quieren trabajar, el momento del día en el que quieren hacerlo y la cantidad de tiempo que van a dedicarle. Si vamos a las 10 de la mañana a una escuela Montessori, podremos ver a un niño trabajando en una mesa con un material para aprender a escribir cuando al mismo tiempo, hay una niña a su lado trabajando en una alfombra en el suelo con un material de aritmética. Maria Montessori defiende que esta libertad potencia el desarrollo de la autonomía, la disciplina y la autoconfianza.

4. El respeto: Desde la Pedagogía Montessori se respetan a las niñas y los niños como seres humanos que son, sus ritmos de aprendizaje, necesidades e intereses.

5. El/la guía Montessori: Los docentes en esta pedagogía reciben el nombre de guías. El papel del/la guía no es transmitir conocimientos sino observar el trabajo del/la niño/a en el ambiente preparado para así encontrar sus intereses y necesidades y poder guiar su desarrollo.

6. Edades mezcladas: En cada ambiente Montessori conviven niños y niñas de tres edades diferentes. La doctora Montessori defendía que esta mezcla de edades anula la competitividad y favorece la cooperación. En los ambientes Montessori las alumnas y alumnos más mayores actúan como mentores de las/os más pequeñas/os. Además si una niña está trabajando, las restas, por ejemplo, al lado de otra niña que está aprendiendo a dividir, la primera, podrá ver qué es lo que aprenderá en un futuro cercano y la segunda, recordará lo que aprendió en el pasado. Al mismo tiempo, ambas entenderán por qué para aprender una cosa primero es necesario aprender otra, encajando todos los aprendizajes como las piezas de un puzzle y adquiriendo éste un sentido.

7. Educar para la paz: La pedagogía Montessori tiene como fin último educar para la paz. María Montessori defendía que las niñas y los niños que siguieran su método en el futuro se convertirían en personas adultas que trabajarían para la paz.

En el próximo artículo te contaré muchas cosas más acerca de la mirada montessoriana hacia el/la niño/a. Gracias a él, podrás familiarizarte con conceptos tan montessorianos como la mente absorbente, los planos del desarrollo, los periodos sensibles y las tendencias humanas.

Antes de despedirme me gustaría compartir este fascinante vídeo en el que podrás ver cómo trabajan tres niños y niñas de una Comunidad Infantil a lo largo de una mañana. El vídeo está sacado de una web interesantísima llamada Montessori Guide que ha sido creada por varios/as guías Montessori americanos. En ella podrás encontrar multitud de vídeos con charlas de guías sobre muchos conceptos montessorianos y otros, como el que aquí comparto, en los que muestran el trabajo de niñas/os en los ambientes. ¡Es una verdadera joya!

 

 

 

Referencias:

- Montessori, M. (2004). Ideas generales sobre el método: Manual Práctico (5ª ed), Madrid, España: Editorial CEPE.

- Montessori, M. (2013). El método de la Pedagogía científica: aplicado a la educación de la infancia (Trad. J. Palau). Madrid, España: Biblioteca Nueva.

- Alvarez, C. (2017). Las leyes naturales del niño (Trad. N. Viver). Barcelona, España: Penguin Random House Grupo Editorial.

- Davies, S. (2018). The Montessori Toddler. Países Bajos: Jacaranda Tree Publishing.

Imágenes:

Imagen portarda: Montessori Guide (2015)

Imagen 1: Elige Educar (2016) modificada

Imagen 2: Creación propia

Imagen 3: Davies (2018)

Imagen 4: Creación propia

Author: Candela Gorostiza VIEW ALL AUTHORS POSTS

Related Posts

1 comments

Ángela

Felicidades por el artículo, me ha encantado. Me ha llamado la atención en especial lo de las edades mezcladas, una gran idea :) Así también aprendemos a relacionarnos con todo tipo de humanos y no se crea ese muro entre edades.

Gracias por compartir tus conocimientos !

Leave a comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>