asteroide03: Sevilla tiene un Girasol especial


“Ahora tenemos un calor magnífico e intenso y no corre nada de viento, es lo adecuado para mí. Un sol, una luz que, a falta de un calificativo mejor, sólo puedo definir con amarillo, un pálido amarillo azufre, un amarillo limón pálido. ¡Qué hermoso es el amarillo!” (Vincent Van Gogh, Carta a Theo nº 522).

 

Para Van Gogh el amarillo era el color que representaba su mundo interior, la vida, el calor y la luz, al ser el color del sol. Por ello, el artista mandó pintar de este color su casa en Arlés, llamada “la casa amarilla”, su primer espacio personal, que pensaba compartir con otros artistas convirtiéndola así en una comunidad.

Un poquito más al sur de Arlés, en Dos Hermanas (Sevilla), se encuentra otra comunidad de artistas: el “asteroide03”. Este asteroide es amarillo como los girasoles y la casa de Van Gogh. Por eso, en la tierra, tiene el nombre de Escuela Internacional Waldorf Sevilla Girasol.

IMG_0442-001

En el asteroide-Girasol, los artistas trabajan la huerta, pintan con acuarela, saltan en colchones, trepan a los árboles, hacen pan, cantan, bailan y tienen juguetes hechos por sus familias y profes.


El monstruo de colores


IMG_0515

Título: “El monstruo de colores”

Autora: Anna Llenas

Recomendado por: asteroide37

Categoría: Para esos momentos en los que el arcoíris forma parte de nosotros

Apto para: Niños de 0-100 años

“El monstruo de colores no sabe qué le pasa. Se ha hecho un lío con las emociones y ahora le toca deshacer el embrollo”.


Fuji Kindergarten: empezando la escuela por el tejado


fuji_kindergarten_ring_around_a_tree_t290911_k4

¿Puedes imaginar una escuela infantil donde los árboles nazcan dentro de las aulas y los niños corran y corran en círculo por una terraza elíptica?


El colegio Inlakesh: “todos somos Waldorf”


maxresdefault

Astronauta, estás a solo un click del Universo Waldorf.


asteroide02: El bosque de los gnomos de Aravaca


“Nuestro mayor esfuerzo debe ser el desarrollo de seres humanos libres, que sean capaces por sí mismos de impartir propósito y dirección a sus vidas”. Rudolf Steiner

 

Hace muchos, muchos años, un señor muy sabio llamado Rudolf Steiner visitó la fábrica de cigarrillos Waldorf-Astoria, en tierras de la Selva Negra (en Stuttgart, Alemania). En su visita les contó a los trabajadores de la fábrica una bonita historia sobre un mundo fantástico en el que los colegios, la gente que manda y el dinero (que también manda) vivían en casas separadas, jugaban juntos y nunca se peleaban. Esta fabula fascinó al señor Molt, el dueño de la fábrica; tanto le maravilló que le propuso a Steiner que construyera una escuela para los hijos de sus empleados, un cole como el de ese mundo, para que así el cuento se volviera realidad. De esta forma nació la Escuela libre Waldorf. A los pocos años, empezaron a crecer nuevos coles como el del cuento por toda Alemania, después, por toda Europa y después, por todo el mundo, llegando casi al número 1000.

WaldorfAstoria

Cerca de 100 años más tarde de la visita del señor Steiner a la fábrica de cigarrillos Waldorf-Astoria, el asteroide37 descubrió que muy cerca de su órbita se encontraba el asteroide02″. Un asteroide con un bosque de pinos, casas para pájaros y otras casas para unos seres pequeños pero siete veces más fuertes que nosotros, y veloces. Un asteroide como el cole del cuento. Un asteroide conocido en la Tierra con el nombre de la Escuela Waldorf de Aravaca (Madrid).

IMG_0182


La Escuela de Educación Disruptiva o cómo hacer crash


escuela_educacion_disruptiva4

disruptivo, va.

(Del ingl. disruptive).

1. adj. Fís. Que produce ruptura brusca.

(Real Academia Española, 2001, 22º ed.).

Porque como, a veces, hacer “crash” es inevitable y necesario, Fundación Telefónica, junto a María Acaso y Clara Megías, creó la Escuela de Educación Disruptiva (EED).